Activa JS
¿QUÉ NOS HACE ELEGIR LO QUE COMEMOS?
16 julio, 2019 /

Comida chatarra & comida sana.

 ¿Qué tanto de esta decisión depende del consumidor?

Consideramos que si nos dan a elegir entre diferentes alimentos, elegiríamos a partir del que mas nos gusta o ¿tal vez a partir de un decisión saludable?. Hacemos estas elecciones en función de muchas variables.

Un estudio realizado en 2017 en la Universidad Nacional Autónoma de México, evaluó la conducta de elección en alimentos en niños y a pesar de que los niños distinguen entre alimentos saludables y no saludables y cuales les gustan más. Su elección estaba guiada por el tipo de empaque y si venía con algún obsequio (juguetes o algún tipo de “recompensa” extra).

En esta investigación fue descrito un potencial o un cambio en el voltaje en áreas frontales a los 200 ms de presentar el producto, lo cual se relaciona con la expectativa a la recompensa. Esta onda se presentó tanto para alimentos sanos como comida chatarra (Fig. 1). Ahora bien  los adultos también fueron evaluados y al parecer elegimos aquello que nos resulte más glamurosamente presentado, tendemos a elegir nuestros alimentos por el tipo de presentación, por el empaque (si es elegante o no) y por lo que creemos que es más costoso.

  • Figura 1. Se muestran diferencias en la amplitud de la onda aproximadamente a los 200 ms en regiones frontopolares. Esta onda “más negativa” asociada a la presentación de alimentos con promoción sin importar el tipo de alimento (saludables vs. No saludables), previamente ha sido asociada con la expectativa de la recompensa.

Adicionalmente, elegimos nuestros alimentos por recomendaciones de otras personas, por lo que en nuestra familia comúnmente se consumía o por lo que consideramos que debemos comer para satisfacer a nuestros acompañantes. No es de extrañarse que la mayoría de los anuncios o comerciales de alimentos siempre incluyan la parte de la convivencia con otros, en nuestra sociedad está sumamente asociado el comer con juntarse con familia, amigos, pareja, etc. Lo cual también modifica nuestra habilidad para elegir lo más “sano”.

Así que ya lo sabes, el comer ciertos alimentos no necesariamente está determinado por tu elección, per se, si no que dependen de factores sociales, aprendizaje heredado de la familia, el contexto y un sinfín de factores más que en muchas ocasiones dependen de la manipulación de sus empaques, colores y un sinfín de variables que lo hacen ver más atractivo para nosotros.

  • Alvarez-Hernandez, G., Romero, J., Candia Plata, M., Quizan Plata, T. (2008). Obesidad Infantil: ¿Decisión individual o efecto contextual? El papel de los factores sociales. Epistemus, ciencia, tecnología y salud. Universidad de Sonora.Dominguez-Marín, M. (2017). La mercadotecnia social, el consumo de alimentos no saludables y la función del cerebro en niños de 11 a 12 años. Universidad Nacional Autónoma de México.Lukie, C., Montazer Hojat, S., Hoiroyd (2014). Development changes in the reward positivy. An electrophysiological trajectory of rewards processing. Developmental cognitive neuroscience. (9) 191-199.

 

CONTACTA A LOS EXPERTOS EN NEUROCIENCIA COMPORTAMENTAL Y DESCUBRE SEELE

alimentación, consumo,

Categoría