Activa JS
TOP OF MIND ¡Aplicamos lo que vendemos!
13 julio, 2019 /

Por eso rediseñamos nuestra marca.

Fue el año 2009 cuando un grupo de empresarios mexicanos decidieron financiar un proyecto entonces más cercano a la ficción que a la realidad:

Un laboratorio de investigaciones en comportamientos sociales, desde una perspectiva neuropsicológica. Después de cinco años de investigación, se decide relanzar la empresa bajo el nombre de SEELE, “Alma” en alemán.

En ese entonces nuestro logo se construye desde símbolos clásicos de lo etéreo (el triángulo invertido) y siete líneas que representan los siete caminos para abordar la dimensión de lo indefinible (el alma). Así, surge nuestra imagen corporativa:

Recientemente decidimos redireccionar la imagen corporativa debido a su fuerte herencia académica tanto desde el domino seele.education como desde la composición visual. Es por eso que el rediseño se basó en una lectura más actual de la neurociencia. Lo que quisimos proyectar fue cómo la investigación es realmente un camino que permite conectar diferentes perspectivas así como la neurociencia es a su vez el estudio de un sistema que en la physis no es otra cosa sino una sustrato finito con infinitas posibilidades de interconexión.

En el proceso surgió la pregunta, ¿podemos demostrar que el nuevo logo es mejor? Más allá de la construcción teórica, nos dimos a la tarea de evaluar nuestra propia imagen con una de nuestras herramientas, a saber, el sistema de reconstrucción visoespacial que normalmente utilizamos para analizar material impreso a partir de patrones de actividad de la corteza visual.

El estudio consistió en analizar ambos logotipos bajo los mismos parámetros de reconstrucción visual y generar un porcentaje de dominio visual representado mediante la termografía en color rojo como las zonas de mayor dominio espacial y en color azul las de mínimo dominio visual. El resultado para nuestro logotipo actual fue particularmente decepcionante:

 

Resultó claro el mínimo impacto visual de la imagen del triángulo y lo desarticulado que están cada uno de los elementos. Al utilizar nuestro filtro MindShot™ que permite pronosticar los elementos que permanecen almacenados a largo plazo en la memoria, corroboramos aún más la debilidad comunicativa.

Vino entonces la prueba al nuevo logotipo bajo los mismos parámetros de análisis. Los resultados demostraron un cambio radical en la integración de imagen y texto así como un balance prácticamente en todos los componentes:

 

 

Finalmente, el filtro MindShot™ permitió corroborar la recordación visual de nuestra nueva imagen.

Hoy, podemos decir que nuestra  nueva imagen corporativa es científicamente más efectiva gracias a las herramientas de reconstrucción visoespacial que tenemos desarrolladas y que se utilizan actualmente para el análisis de catálogos, materiales impresos, así como para reconstruir la interacción en ambientes tridimensionales como son el punto de venta.

¡LO LOGRAMOS!

CONTACTA A LOS EXPERTOS EN NEUROCIENCIA COMPORTAMENTAL Y DESCUBRE SEELE

 


Categoría